10.000 años

Recupero imágenes, textos, etc. de las últimas obras que he hecho. No van en orden cronológico ni pretendo dar “información” sobre ellas, sino ofrecer una especie de breve resumen poético de cada una. Quizá tiene que ver sobretodo con un lugar en la memoria de las personas que participaron en ellas, en los espectadores que las vieron y todas aquellas personas que, de una manera o de otra, estuvieron cerca del trabajo.

10.000 años es una obra que estrené en agosto de 2008. Se podría decir que fue la última obra escrita, dirigida y producida por mí. Después vino el proyecto Babilonia, del que colgaré cosas más adelante, pero que no considero una obra cerrada sino más bien un proyecto múltiple del que se llevó a cabo sólo una parte en forma de “work in progress” dentro del festival SISMO (Matadero, Madrid). Así, 10.000 años fue lo último presentado “oficialmente” en un teatro, en concreto en la Cuarta Pared, en febrero de 2009.

A 10.000 años le llamé poema escénico-musical porque en esta obra dimos igual presencia a esos tres elementos: la escena, la palabra y la música o el sonido. Fue un trabajo duro en el que se implicó a tope un equipo de 10 personas y sin su compromiso hubiera sido difícil sacar adelante un proyecto que puedo considerar el más ambicioso que he hecho. También decir que sin la co-producción del festival Citemor no hubiera sido posible hacerlo.
Cuelgo unas cuantas fotos y tres textos, quizá los que más me gustan. Como se puede ver o intuir en las fotos, hicimos dos versiones, una exterior y otra interior. La primer la estrenamos en el castillo de Montemor o Velho, con una gran hoguera y todo. La mayoría de las fotos son de ese estreno y de los ensayos allí, hechas por Susana Paiva.

Rescato tres textos, quizá los que más me gustan. El texto entero se publicará en breve en la colección Pliegos de Teatro y Danza de Antonio Fernández Lera (of course!)
A lo mejor Nilo puede colgar algún archivo de sonido, Quique algún trozo de video y Emilio algún dibujo escaneado… Digo, a lo mejor… (je)

Esta es la ficha técnica y artística y el texto-resumen que se incluía en dossieres.

TEXTO Y DIRECCIÓN ESCÉNICA
Carlos Fernández López

DIRECCIÓN MUSICAL
 Nilo Gallego

INTÉRPRETES Y MÚSICOS
Elena Alonso, Miguel Ángel Altet, Enrique Castro, Ikerne Giménez, Sara Martín, Emilio Tomé

AYUDANTE DE DIRECCIÓN
Elena Alonso

AYUDANTE PRODUCCIÓN
Marisa Amor

 

10.000 AÑOS es una producción de Carlos Fernández y el festival Citemor (Montemor-o-Velho, Portugal). Cuenta con una ayuda a la producción de la Consejería de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid y una ayuda a la movilidad internacional de Matadero-Madrid (Ayuntamiento de Madrid).

Colabora: instituto Cervantes y Aula de estudios escénicos y medios audiovisuales de la Universidad de Alcalá de Henares.

 

10.000 años es la historia de una demolición.
Asistimos al último acto de la vida de un hombre desahuciado física y mentalmente. La casa en la que vive desde hace años va a ser destruida y su último deseo es desaparecer con ella y en ella, bajo los escombros.
Varias personas le acompañan en su última noche, preparados para darle una buena fiesta de despedida, con música, alcohol y fuego para purificarlo todo.
 
Llegaremos al final de este camino casi como lo empezamos:
Intactos en cuerpo y alma.
Intactos, con las heridas cicatrizadas y dispuestos a morir.
Ojalá el cielo esté despejado y podamos ver las estrellas
mezcladas con el humo de los recuerdos,
arropados por el ruido de los instrumentos  y las lágrimas. 

Con la historia de la destrucción bíblica de la ciudad de Jericó como fondo alegórico, 10.000 años es una narración musical cuyo relato gira entorno a los recuerdos y la demolición de la memoria.

Las voces de los personajes se tejen con el sonido de los instrumentos, creando un poema escénico-musical en el que la palabra y la música son los elementos principales, antídotos contra la destrucción de la memoria y contra la muerte.

En 10.000 años se habla de la memoria como un espacio intangible de habitabilidad y convivencia. De los recuerdos como piedras frágiles que edifican el pasado y el presente, desfigurados por el tiempo, la acumulación de imágenes, el ruido, los sentimientos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La mujer joven
Hace poco me levanté temprano, antes del amanecer y me acerqué al ventanal que da al jardín,
antes de que saliera el sol, para verlo, para ver salir el sol.
Él me había contado un día que en el principio de los tiempos fue el ventanal.
Que llegó aquí con ese gran ventanal de madera,
cargado en un carro, y que había recuperado de no sé qué batalla.
Lo plantó en medio de la nada, miró el sol y dijo: Tú vas a entrar por aquí y calentarás mi casa,
y darás calor a mí y a los míos. Y brillarás todas las mañanas para hacernos felices.
Y empezó a construir esta casa, alrededor del enorme ventanal de madera.
Durante días calculó el lugar exacto en el cual el gran ventanal de madera
recogía los rayos del sol el mayor tiempo posible.
Y durante días calculó el lugar exacto en el cual
desde el ventanal podía contemplarse el amanecer en todos sus detalles.
Y ahí lo plantó y apuntaló, y construyó el resto de la casa
con el gran ventanal de madera como centro y eje absoluto.
Y ese día del que os hablo, que me levanté para ver salir el sol,
me acerqué al ventanal y él estaba allí, con la cara pegada al cristal.
Y él me dijo: dime si hay nubes.
Y yo le dije: sí, hay algunas nubes.
Y él me dijo: lo sabía, ya me han jodido.
Y yo le dije: por qué.
Y él me dijo: porque la única forma que tengo de ver el amanecer
es sintiendo el calor del sol en mi cara, pero si hay nubes no me entero de una mierda,
no siento una mierda y no sé ni la hora del día es.
Cuando construí esta casa no pensaba quedarme ciego. Nunca pensé que iba a quedarme ciego.
Si no, hubiera construido la casa a 2.000 metros de altura,para que no me jodieran las nubes.
Hubiera construido una plataforma de madera de 2.000 metros de altura
y luego habría colocado la casa. Primero el ventanal, y luego el resto de la casa.
Y como me han jodido el día las putas nubes déjame que te quite la ropa y te explique algo.
¿Y qué me vas a explicar? le pregunté.
Te voy a explicar el hambre que me provoca estar ciego en días como el que se avecina.
Eso me dijo. Y ya sabéis lo que pasó después.

El hombre
Una calle vacía. La fotografía de una calle vacía.
Luces anaranjadas que hacen sombras misteriosas en las aceras y las paredes de los edificios.
Los pasos sobre esa calle, la última calle.
Un edificio ardiendo. No hay nadie dentro y no hay nadie fuera. Solamente yo.
Caminando tranquilamente por la calle, todo se va desintegrando delante de mis ojos.

La calle es el pasado, La gente que no hay en ningún lado son mis amigos, mi familia, mis amantes.
Todos han desaparecido hace miles de años, No queda nadie más que yo.
Adelante y adelante. Caminando.

Estoy delante del edificio en llamas. Mi casa. Mi antigua casa, la casa de mi infancia,
donde pasé los mejores años de mi vida.
Subo las escaleras en llamas, abro una puerta y a través de las llamas puedo ver
las caras de mi madre y de mi padre, las caras de mis hermanos y la mía propia
que casi no puedo reconocer porque es mi cara de adolescente, en el edificio en llamas,
en la casa en llamas.

Abro todas las puertas en llamas.
Mi padre está leyendo el periódico en el sofá, con los pies encima de una silla.
El sofá ardiendo, el periódico ardiendo, la silla ardiendo, las gafas de pasta de mi padre ardiendo.
Me saluda. Y me siento a comer delante de él. Y me pregunta: ¿Qué tal la mañana?
Y su pelo está ardiendo. Y el plato que mi madre me pone delante está en llamas,
como la mano y la ropa de mi madre.
Bien. La mañana bien. ¿Y tú?
Bueno, ya sabes, me dice mi padre. Como siempre.
Y sus ojos están abrasados por el fuego.
Mi hermano pequeño se acerca a mí, con su camión sin ruedas, con su camión envuelto en llamas.
Se sube en mis piernas y yo lo pongo a un lado para poder seguir comiendo
mientras le toco el pelo, en llamas.
¿Y a ti, que tal te ha ido la mañana?
Y el me dice: bien, la mañana muy bien.

¿Qué es lo que está pasando?
Mi madre se sienta al lado de mi padre para verme comer, con una sonrisa satisfecha, envuelta en llamas.
Entre los escombros y la ceniza.

 

El pintor
La tormenta. Se pueden ver las nubes color de plomo en medio de la noche.
La luna, blanca y enorme, aparece y desaparece dejándolo todo lleno de sombras.
La electricidad llega hasta nosotros, hasta nuestra piel y nuestras entrañas

Hace tiempo que no llueve y la tierra huele a sal y a hierba seca, parece que se abrasara por dentro,
mientras el sonido ensordecedor de las cigarras acompaña el presagio de esta catástrofe.
El aire pesado y seco se pone en movimiento con una fuerza desconocida,
como si quisiera levantar la superficie de la tierra.
Se pone en marcha hacia el norte arrastrando las nubes
que empiezan a viajar a una velocidad supersónica, como si fueran caballos desbocados.

¿Adónde van, el aire y las nubes?
¿Qué significa toda esa fuerza, todo ese ímpetu por llegar a no se sabe dónde?

¿Tiene algo que ver con todos nosotros? ¿Tiene algo que ver con los hombres?

Nos quedamos quietos, mirando con la boca abierta.

Voy a hacer que llueva. Voy a hacer que caiga una verdadera tormenta.
Que reviente esta casa por el fragor de la lluvia, del granizo.
Que se levante la tierra y el viento arrastre todo a su paso, las paredes, el suelo,
que desaparezca la casa como si fuera de papel. Y nosotros nos vamos a quedar de pie,
mirando con la boca abierta. Quietos. Protegidos por una mano divina.
Viendo como todo vuela a nuestro alrededor

Y vamos a rezar todos juntos. Todos juntos
Sin saber a quién. Sin saber por qué. Pero juntos.

  1. Potro

    Ahí va una perlita realizada por el festival de Citemor.
    Se mueve el corazón…

  2. Potro

    Para los extras del DVD. Escenas descartadas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: