Una Imagen, Un Tiempo

Hace unos días, una alumna (10 años) trajo a clase unas láminas que reproducían diferentes “ilusiones ópticas”. Combinando diferentes objetos en cada lámina se construía un rostro o cualquier otra imagen. Algo así como los cuadros de Archimboldo, que pintaba combinando diferentes alimentos: piezas de frutas, hortalizas, etc. Las láminas que trajo mi alumna eran algo más sofisticadas porque producían otras ilusiones ópticas, como por ejemplo “entender” las figura viéndola por atrás y cosas así. Bueno, el caso es que una de esas láminas era una foto de John Lennon que ahora no recuerdo como estaba construida pero que era su cara bastante real y fotográfica. Lo más cercano que he encontrado a la imagen de la lámina (puesto que Lennon tiene diferentes rostros reconocibles) es esta

Nada más verla, casi todos los alumnos (todos entre 10 y 12 años) exclamaron con una sola voz: ¡Harry Potter!

Yo me reí, pensando que habían utilizado una fina e ingeniosa ironía: “saben que es John Lennon pero en esta imagen es demasiado parecido a Harry Potter como para dejar pasar la broma…” Pero no. No era una broma. Era en serio, verdaderamente creían que se trataba de Harry Potter. Pensé que quizá yo no estaba lo suficientemente familiarizado con el rostro de Potter y sí mucho con el de Lennon, así que quizá el equívoco era posible. Pero no había ningún equívoco, es decir, no confundían dos personas porque a una de ellas no la conocían. No conocían a John Lennon. Mis jóvenes alumnos son despiertos y curiosos, así que deduje que no se trataba de algo casual sino que es posible que la mayoría de los chicos y chicas de esa edad no tengan ni idea de quién era John Lennon o los Beatles.

Hace 4 días se cumplió el 31 aniversario del asesinato de Lennon. Por entonces yo tenía 13 años y no se puede decir que fuera fan de los Beatles, nunca me han gustado, pero es claro que la imagen y la figura de Lennon era un verdadero icono para la época y como todos los iconos “juveniles” no podías sustraerte a su atraccción así como así. Recuerdo que me impactó mucho su muerte, todo el revuelo que se armó, los homenajes y el rostro del tipo gordito aquel, el asesino de Lennon, Mark David Chapman, aunque he tenido que rebuscar en google para recordar como era. El tipo que leía El Guardián entre el centeno. Misterios de los 80.

Esta es la foto de Lennon firmando un disco a Chapman pocas horas antes de que le matara.

¿Cuál es la historia de todo esto? No lo tengo claro; podría dar lugar a una disertación sobre los iconos, el paso del tiempo, lo efímero, etc. Una medida del tiempo que está en nosotros pero que no se corresponde con la duración de ciertas imágenes o ciertos acontecimientos. Cuando se dice que los abuelos “cuentan batallitas”, creo que no tiene tanto que ver con que por su edad creamos que hablan demasiado o estrujan sus recuerdos más de lo debido sino con que aquello que cuentan ya no está en nosotros. No nos toca, no nos afecta.

Acontecimientos, personas, actos que han perdido la “vibración”. Es difícil pensar que John Lennon pase a formar parte de la historia. Un icono irreconocible. Pero así será.

Disertando poéticamente hoy sobre esto, pensando cómo escribir o cerrar el post, me llega un correo de una buena amiga con esta bellísima canción (o al revés, una bellísima amiga me envía esta buena canción…):

Es tan extrañamente bella la versión que me cuesta recordar el original. Pero lo busco y nada más escuchar los primeros acordes… vuelve, además de la música, imágenes, personas, historia…

“Leño pa siempre y todos ustedes también” o “Nos vemos dentro de otros 30 años…” las últimas frases del gran Rosendo. Qué medida del tiempo: 30 años. Tampoco era Leño uno de mis favoritos pero sí de muchos de mi pandilla adolescente y representaba otro referente. Y Rosendo me caía muy bien.

¿Que cómo era la cosa hace 30 años?Aquí está la canción de entonces, grabada ¡En directo! en el programa Tocata, que era nuestor focking youtube, junto con la Edad de Oro, sólo que tenias que estar espabilado para no perdértelo a la hora y el día adecuado. El “look” leño era característico pero en esa época también había punkis con cresta, neorrománticos con hombreras y flequillo, rockers y muchos más, era muy divertido.

Dios, los comentarios en youtube no tienen desperdicio. 30 años. Tocata. Batallitas. Daría para 700 posts. Pero no. Dejémoslo ahí. Escribir sobre el paso del tiempo, sobre lo efímero de lo que hemos vivido y caduca o parece tocado por la melancolía no es muy estimulante. ¿Cómo será Harry Potter dentro de 30 años? ¿Cómo lo recordarán mis alumnos pre-adolescentes? ¿Dónde estará entonces John Lennon?

  1. nines martín

    Qué me parto con lo de lennon/potter… nostalgia de esos buenos tiempos de ojos renegros, cardados, crestas y pantalones tan ajustados que pa subirme la cremallera tenía que llevar los alicates en el bolso! Tú aquí y yo allí seguimos unidos, vivimos todos por igual. Tan tan tan tan tan tan tara, bebemos fumamos y nos colocamos tenemos plena libertad… eihn????

  2. Querida Nines, te contesto ya a TODOS tus comentarios diciéndote que esto no es otra cosa que un bi-blog: yo escribo para que tú lo leas y escribas tus comentarios. Poco más te puedo decir, además de gracias. Y que yo me parto con la imagen de los alicates. Un secreto: Creo que no me gustaban mucho los Leño y otros grupos así porque siempre me han sentado muy mal los porros…

  3. Yo también estoy del otro lado.
    El post de los buitres me dejó muda; por eso no comento.
    ¿Sabíais que fui heavy durante una semana de mi adolescencia? Me compré una camiseta de Leño y otra de Iron Maiden.
    Ahora Rosendo es mi vecino: vive a tres manzanas de casa, en el mismo edificio que unos amigos y una vez me crucé con él en el ascensor. Olía muy bien, como a gominolas.
    Besines.

    • Ya sabía yo que iba a haber respuestas… Me alegro de que estés por ahí. No sé que me deja más perplejo: o que en algún momento hayas sido heavy o que Rosendo, ya con 6o tacos, huela a gominola. Cualquiera de las dos cosas forma parte de un imaginario carabanchelino inigualable. Besos

  4. Marcos

    Harry Potter es el hijo/hermano gemelo de John Lennon

  5. Potro

    No puedo resistir a comentarte que tras este bonito “aquellos maravillosos años” hay un comercial de Banesto que dice así: ¡Por fin los precios tocan suelo! Pisos al precio de hace 20 años!!
    Curioso, no?
    Mis compis de clase no saben quienes son The Prodigy…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: